Psicología Infantil y Juvenil

Para entender qué le sucede a un niño o niña o un adolescente, no se puede abarcar de forma individual completamente. Es necesario tener encuentra el contexto en el que se encuentran: a nivel social, su colegio o instituto como entorno en el que pasan gran cantidad de tiempo, y especialmente el sistema de donde proceden: su familia. El trabajo acompañado del asesoramiento familiar es imprescindible. Así que trabajo en equipo con padres y madres, hermanos y hermanas muchas veces también y con el profesorado cuando es necesario, para conseguir generalizar los objetivos de una forma real y completa.

Problemas de autoestima, enuresis, acoso escolar, problemas de conducta, miedos, problemas de alimentación, son síntomas de conflictos no resueltos, que no han sido cerrados. En todos ellos aparecen los mecanismos de defensa, que son formas de tener seguridad en el mundo y cubrir necesidades. Cuando llegamos a la etapa adulta, los seguimos usando también. Cuando dejan de ser efectivos aparece la angustia o inseguridad al no poder solucionar diferentes problemas o no satisfacemos nuestras necesidades correctamente.

Dependiendo de la edad y cada perfil adapto las sesiones, respetando su ritmo y tiempos. Si a nosotros, “los niños grandes”, nos cuesta poner palabras a lo que sentimos y pensamos, a ellos, también. Trabajar simbólicamente a través de la pintura y el dibujo, el juego, o la música, es una forma lúdica de acceder a lo que es difícil explicar verbalmente haciendo el espacio de la consulta un lugar donde encontrarse a gusto, seguro y poder dar rienda suelta a la creatividad para poder enfrentarse a los problemas.

Tiempo en sesión: 60 min.
Tarifa: 50 Euros.