Logopedia infantil y juvenil

Cuando se nos solicita asesoramiento sobre un caso de logopedia infantil y juvenil realizamos un diagnóstico diferencial entre las patologías del lenguaje apoyándonos en muchas ocasiones en la psicóloga de nuestro equipo.

A continuación describimos algunas de las patologías que tratamos:

DISLALIAS:

Este trastorno suele presentarse entre los tres y los cinco años y es el trastorno del lenguaje más común en los niños. Suele ser detectado sin dificultad por padres y profesores, sin embargo, es menos frecuente que se decida realizar un adecuado diagnóstico e intervención especializadas debido a la creencia errónea de que la Dislalia es un problema que desaparece con el tiempo sin intervención.

La Dislalia suele provocar problemas de comunicación del niño con su entorno y suele asociarse con retrasos en el desarrollo del lenguaje. En los casos más graves influye negativamente en los aprendizajes escolares que suele verse reflejado en un bajo rendimiento escolar.

DISGLOSIA:

Una correcta pronunciación precisa de un equilibrio entre las estructuras y las funciones orofaciales, de manera que se puedan llevar a cabo sin dificultad el cierre labial, la masticación, la deglución, la normal posición de reposo de la lengua y la respiración nasal. Si este equilibrio no existe, la coordinación y precisión muscular no será suficiente y aparecerán errores de la articulación dándose lo que se denomina como disglosia

Deglución
Deglución

Se clasifican según el órgano afectado en:

–          Disglosias linguales.

–          Disglosias palatales.

–          Disglosias labiales.

–          Disglosias mandibulares.

–          Disglosias nasales.

Dependiendo del tipo de alteración se requerirá un tratamiento distinto: Quirúrgico, ortodóncico, pediátrico, audiológico, logopédico y psicológico.

RETRASO DEL LENGUAJE:

Es la no aparición de éste a la edad en que normalmente se presenta. Esta falta de desarrollo también se extiende a la permanencia de unos patrones lingüísticos que caracterizarían bien a niños de menos edad más allá de lo que es normal

Los aspectos fundamentales que presenta son:

–          Un retraso cronológico del lenguaje, pero que respeta las pautas evolutivas de la normalidad.

–          Afecta a todas las dimensiones del lenguaje: fonético, fonológico, semántica y morfosintaxis.

Este retraso no es debido a un déficit sensorial, motórico o cognitivo; aunque suele ir acompañado de un ligero retraso psicomotor y de establecimiento de la dominancia lateral, así como irregularidades de atención y de memoria a corto plazo

DISFASIA Y TEL:

Sujeto que presenta déficit en el lenguaje, tanto a nivel comprensivo como expresivo, sin que exista un trastorno generalizado del desarrollo, déficit intelectual, auditivo o un trastorno neurológico.

Este déficit en el lenguaje oral se caracteriza, además de por un retraso cronológico en la adquisición del lenguaje, por importantes dificultades específicas para la estructuración del mismo, produciéndose así, conductas verbales anómalas que se traducen en una desviación respecto a los procesos normales de adquisición y desarrollo del lenguaje

En los demás aspectos del desarrollo el niño tampoco es normal porque el lenguaje es la capacidad por excelencia para organizar el pensamiento, canalizar los aprendizajes y regular las conductas. Por lo tanto, y dependiendo de la edad del niño/a y de la severidad del trastorno, se pueden constatar déficit secundarios: de apariencia perceptiva, cognitivos, psicomotores, afectivos, relacionales …

DEFICIENCIA MENTAL:

Se define como una capacidad intelectual general significativamente inferior al promedio que se acompaña de limitaciones importantes de la actividad adaptativa propia de por lo menos 2 de las siguientes áreas de habilidades:

Comunicación, cuidado de si mismo, vida domestica, habilidades sociales / interpersonales, utilización de recursos comunitarios, autocontrol, habilidades académicas funcionales, trabajo, ocio, salud y seguridad. Su inicio debe ser anterior a los 18 años de edad.

  • PACIENTES SIN LENGUAJE ORAL: 

Trabajar los prerrequisitos del lenguaje:
– Fomento de aparición de intención comunicativa (limitación de las acciones, empleo de mediadores simbólicos para conseguir cosas).

– Atención, memoria, imitación, contacto ocular, juego simbólico, juegos de turnos, etc.

– Enseñanza de sistemas aumentativos/ alternativos de comunicación sin ayuda (bimodal) o con ayuda (SPC). 

  • PACIENTES CON LENGUAJE ORAL: 

Principios básicos para la intervención:
– Comprobar el nivel de atención e imitación.
– Intervención muy estructurada
– Grado de participación de padres y tutores.

Niveles de Intervención:

– Fonológico: Prerrequisitos (atención, percepción y discriminación auditiva. Tono, coordinación y ejecución motora de las estructuras orofaciales. Coordinación fono- respiratoria…). Producción fonética. Integración fonética/ programación fonológica.
– Morfología: Género y número, adjetivos, formas verbales regulares e irregulares, participios, comparativos y superlativos, sustantivos y adjetivos derivados, pronombres personales en función de sujeto y de objeto, reflexivos y posesivos, preposiciones y conjunciones.
– Sintaxis: Oraciones simples aumentando su complejidad, oraciones negativas, voz pasiva, oraciones interrogativas, coordinadas, subordinadas, comparativas…
– Semántica: Adquisición atendiendo a criterios de funcionalidad: familias semánticas. Sinonimia y antonimia. Asociaciones y seriaciones.
– Pragmática: Saludos y despedidas, petición, reclamar la atención, ruego, demandas de información específica, demandas de confirmación o negación, hacer preguntas, hacer comentarios, mostrar aprobación y desaprobación, protestas…

TRASTORNO GENERALIZADO DEL DESARROLLO:

Más conocido como autismo, es un síndrome conductual que se inicia en la infancia, por lo general antes de los 3 años, caracterizado por una alteración cualitativa de la interacción social, la comunicación verbal y no verbal, la actividad imaginativa y por la presencia de patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidas, repetitivas y esteriotipadas

Afecta a 4 niños por 1 niña y se encuentra la misma proporción de casos de    autismo en todas las clases sociales y en las diferentes culturas estudiadas

Algunos estudios recientes establecen que se ha producido un gran incremento de la tasa de casos identificados. No está claro si esto representa un incremento real de la incidencia, o es un efecto de las modificaciones en los criterios diagnósticos, o el que los profesionales tengan una mayor conciencia del autismo, o el que se efectúen diagnósticos poco estrictos

PERDIDA AUDITIVA:

Las consecuencias en el desarrollo del lenguaje dependen de la pérdida auditiva y de la edad de aparición de la misma. Pudiéndose apaliar con un tratamiento logopedico

PARÁLISIS CEREBRAL:

Existe un problema neurológico de base que incidirá en los posibles problemas del lenguaje. Podemos definir la parálisis cerebral como la consecuencia de una lesión que ha sufrido un cerebro en desarrollo y que se caracteriza en que la coordinación de los músculos no es la correcta, ni tampoco su tono muscular, lo que se refleja en alteraciones más o menos importantes de movimiento.

La atención de un niño con Parálisis Cerebral es labor de un equipo multiprofesional en acción conjunta y reflexiva con un objetivo “El desarrollo integral del niño”

DISFEMIA:

También conocido como tartamudez, es un trastorno de la fluidez del habla que se caracteriza por una expresión verbal interrumpida en su ritmo de un modo mas o menos brusco.

DISFEMIA
DISFEMIA

La intervención precoz en ciertos casos se realiza de forma directa, enseñando al niño formas de modificación del habla que permitan una mayor fluidez.

En el caso de niños, la colaboración de los padres es fundamental, para ello el terapeuta le guiará durante el tratamiento para hacer que su hijo vaya disminuyendo progresivamente la tasa de tartamudeo.

Por otra parte, en el caso de adultos se les proporciona pautas de autocontrol de bloqueos. Iremos cambiando de contexto paulatinamente para que las situaciones en las que empeora su patología sean cada vez menores.

Tanto en niños como en adultos hay que realizar un trabajo en la autoestima del paciente, ya que es uno de los factores que hacen que su disfemia se agrave.

Los indicadores de un mejor pronóstico serían:

1.- El conocimiento más adecuado de su propio trastorno.

2.- La menor gravedad de la disfemia.

3.- La mayor colaboración del paciente y familiares.

4.- La menor importancia de factores de la esfera emocional asociados al tartamudeo.

5.- La edad del paciente.

6.- El peso específico de los posibles factores causales del trastorno.

DISLEXIA:

Conjunto de trastornos que pueden afectar a la lectoescritura.

El origen de la dislexia es multifactorial debido a los diferentes factores neuroevolutivos implicados en el aprendizaje de la lectura. Se han barajado múltiples hipótesis y teorías sobre la misma, tales como:

1.- TRASTORNOS FONOLÓGICOS:

Dificultaría el paso del código verbal visual al código verbal auditivo.

2.- TRASTORNOS DE MOTILIDAD OCULAR:

Dificultan considerablemente la consecución de una buena visión y la fijación de la mirada en un punto del espacio visual, lo que dificulta la exploración óptica secuencial de los grafemas.

TRASTORNO POR DÉFICIT ATENCIONAL CON Y SIN HIPERACTIVIDAD:

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH),  tiene una base neurobiológica y genética modulada por aspectos ambientales que interfiere no solo en la conducta sino también en la organización.

TDAH
TDAH
SIGNOS DE ALERTA PARA RECONOCER EL TDAH según la edad:
  • En la etapa escolar,  tienen problemas en el proceso del desarrollo de funciones básicas y de aprendizaje en la lectoescritura y en los cálculos. Además son poco tolerantes, con frustraciones y dificultades en el vínculo social y familiar
  • En la  etapa preescolar, los niños son impulsivos, desafiantes, tienden a ser más agresivos,destructivos, dominantes y presentan trastornos del sueño.

 

DISFONÍA INFANTIL:

Llamamos disfonía infantil a la alteración de las cualidades acústicas de la voz (frecuencia, intensidad, timbre y duración).

También existen distintas sensaciones corporales desagradables: fatiga, dolor, sensación de cuerpo extraño, escozor, etc.

La disfonía infantil puede ir acompañada de lesiones en la laringe, tales como:

Micronódulos, nódulos, pólipos, edemas, etc…

Los distintos factores que pueden provocar una disfonía infantil son:

  • Abuso vocal.
  • Antecedentes familiares.
  • Afecciones respiratorias.
  • Estado emocional y perfil psicológico del niño.
  • Modelos vocales del entorno que rodean al niño.

 

Tiempo en sesión: 30 min.
Sesiones: Se pautarán en la valoración inicial.
Tarifa: 24 Euros/sesión.
Precio bonificado por el pago adelantado del mes.