¿Qué es la Deglución Atípica?

A partir de los dos y tres años se suele abandonar por parte del bebé la succión. De aquí en adelante se adapta a la masticación y a la deglución. En el caso de que la succión vaya más allá de los cuatro años, consideramos que se dará la Deglución Atípica. Si no se corrige desde la infancia, llegará a la edad adulta.
Técnicamente, la deglución atípica es una alteración de la alimentación que ocurre cuando se descoordinan los movimientos musculares faciales.

¿Por qué ocurre la Deglución Atípica?

Los logopedas observamos que normalmente los niños con deglución atípica suelen tener labios hipotónicos, la lengua reposando entre los dientes, suele haber una tendencia a la respiración por la boca, tener el maxilar superior o inferior avanzado o retrasado.
Se observa que una deglución no limpia es aquella en la que se mastica con los dientes y no con los molares. Esto provoca que queden restos de alimento y se hagan determinados movimientos incorrectos al tragar. Suele ocurrir por la falta de sellado labial durante la deglución. Esto hace que se deje la boca abierta al tragar. Otra causa son los labios faltos de tono muscular, por lo que habrá que ejercitarlos en un centro de logopedia. La respiración por la boca es otro síntoma que hay que tener en cuenta ya que nos puede indicar deglución atípica en el bebé. La respiración adecuada es la respiración nasal, por lo que en la respiración bucal se mantiene la boca entreabierta y se descompensa la lengua al estar en posición baja y adelantada. Todo ello puede acarrear problemas de ortodoncia. Al interponer la lengua, los incisivos dentales pueden salir fuera de su mordida. Esta falta de cierre puede provocar la descompensación de la lengua produciendo retracción en los incisivos inferiores. Es importante corregir esto en una clínica de logopedia. La deglución atípica puede provocar dificultades de articulación asociadas, aunque no siempre. Pero la articulación y la acústica del sonido dependerá de la buena colocación del aparato para producirlo, en este caso la boca. Y sobre todo de la posición de los dientes y de la agilidad de la lengua. Los problemas estéticos derivados de la deglución atípica se muestran en los dientes superiores e inferiores que verán provocada su posición. Al igual que encontramos problemas en la alteración de la voz, debido a que la mala abertura de la boca provocará que se den estos casos.

¿Cuáles son los tratamientos de la Deglución Atípica?

Es importante indicar algunas pautas a seguir que solemos ofrecerlas los logopedas. Entre ellas encontramos la de ofrecer la lactancia materna cuando sea posible, ya que ello se considera un factor de protección contra las mal oclusiones y se contribuye a la prevención de las caries.
Evitar el uso del chupete y biberón más allá de los 3 años de edad. Es importante que el bebé deje el hábito de la succión para poner hincapié en la masticación y la deglución. Hasta los tres años los efectos son muy pequeños, pero de ahí en adelante costará más corregirlos. Enseñar al niño a respirar correctamente y asegurarse de que no hay ninguna obstrucción nasal que ocurra con frecuencia.

Cualquier duda o consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros muy cerca de Madrid. Somos tu Centro de Logopedia en Torrejón de Ardoz, tu Logopeda en el Soto del Henares Calle Grecia 5 o Paseo de la Convivencia 3 PASOAPASO

Ejercicios prácticos de deglución atípica

En este artículo os proponemos algunos ejercicios de gran utilidad a la hora de resolver una deglución atípica. Leedlos detenidamente y si no entendéis alguno de ellos o deseáis profundizar sobre alguna tarea concreta, escribidnos a info@crpasoapaso.es
Todos estos ejercicios deben de ser supervisados por un logopeda ya que es necesario seguir las pautas y recomendaciones por parte de este profesional sanitario.
Sellado labial
Sostener un trozo de barquillo entre los labios. Podemos proponer al paciente que vaya mordiéndolo poco a poco, tratando de que el resto del barquillo que queda fuera de la boca no se caiga.
Colocar una cucharilla (mejor si es de plástico, por ser desechable) con una canica dentro y sostenerla entre los labios.
Aumento de la sensación propioceptiva
Señalar cuatro puntos numerados alrededor de la boca. Pedimos al paciente que cierre los ojos y adivine qué punto le hemos tocado.
Fortalecer el músculo orbicular de los labios
Trasladar de un lugar a otro una canica con una cucharilla entre los labios.
Con los labios imitando la posición de beso, dar suaves golpes con un depresor.
Colocar un depresor entre los labios del paciente mientras el terapeuta da golpecitos en él con otro depresor.
Succionar espaguetis (como deben estar cocidos y esto no siempre es posible, podemos buscar cualquier otro material o alimento con una textura deslizante).
Fortalecer la musculatura del labio superior
Estirar el labio superior hacia abajo mediante suaves pellizcos.
Dar golpecitos con los dedos en forma de “V” sobre el labio superior.
Fortalecer la lengua
Golpecitos en el ápice lingual.
Dar pequeños golpes en la zona media de la lengua.
Cerrar y abrir con el ápice lingual un bolígrafo de clic.
Sostener sobre la lengua un depresor con pesos (unas tuercas, por ejemplo).
Succionar una bolita con una pajita. También podemos pedir al paciente que traslade esa bolita de un lado de la mesa a otro, por ejemplo.
Emplear una pajita para sorber un alimento semisólido (yogur, natillas, etc.).
Succionar líquido de una jeringuilla sujeta con los dientes.
Favorecer el control lingual
Sacar la lengua sin tocar los labios.
Sacar la lengua y llevarla de derecha a izquierda, y viceversa. Podemos ir aumentando la velocidad e, incluso, pedir al paciente que vaya al ritmo de una canción o poesía que el terapeuta proponga.
Favorecer la movilidad de la mandíbula (masticación)
Adelantar y retrasar la mandíbula.
Mascar un tubo de ortodoncia, primero ocupando los molares de ambos lados; después situando el tubo en el lado derecho y, más tarde, en el izquierdo. También en este caso podemos proponer que mastique al ritmo de un trabalenguas, una poesía,…
Favorecer la deglución
Pedir que trague agua (comprobar antes que no hay problemas de aspiración con esta consistencia) mientras sonríe.
Tragar agua con la boca abierta.
Colocar una gomita elástica en la punta de la lengua para que trate de quitársela con movimientos de adelante y atrás de la lengua, sin ayuda de los dientes.

Esperamos haber resuelto algunas dudas y sobretodo el aclarar que el especialista al que hay que acudir ante un caso de deglución atípica es el Logopeda.